domingo, 11 de diciembre de 2011

LICÁNTROPO NO ES UNA FLOR

Este es el título del nuevo poemario de José Mª del Álamo y que nos presentó el pasado día cuatro en nuestra tertulia.


Tras muchos años de espera, saca a la luz sus versos. Versos en los que, fiel a su modo de concebir la poesía y de interpretar la vida, manifiesta su rabia, su denuncia de todo los aspectos en los que el ser humano se degrada y degrada cuanto toca.



Los poemas que componen este libro dejan impresa en el ánimo del lector la sensibilidad del poeta a través de conseguidas metáforas y personificaciones como las que componen en su totalidad el primer poema “Obertura” en el que “La aurora despierta con pájaros sin alas/ y por las avenidas desfilan alacranes.”
Las figuras del alacrán, el lobo, las avispas, el escarabajo, aparecen a lo largo del libro en representación del mal: “(Vuelan los alacranes por todos los confines/sin que nadie le ponga coto a sus desatinos...)” (pág.13). “El miedo es un escarabajo que huye despavorido” (pág.17) . “...y llueven alacranes/ en la luna sin luz de la memoria...” (pág.24)


A lo largo del poemario tenemos la sensación de que es el miedo el que nos lleva de la mano a transitar por los distintos paisajes del horror: “Ya no puedo escribir sin la tinta del miedo” (pág.17). “(El río es la cloaca que conduce/las putrefactas aguas insalubres/ hacia el mar del miedo...)” (pág.22) “El elefante del miedo/extiende su trompa larga...)(pág.37) “El miedo se encarama coronando las cimas,” (pág,39
La denuncia es un impulso estremecedor, urgente de proteger al débil. Los ancianos, los pobres, los niños, ocupan un lugar privilegiado en su corazón. Como ejemplo, estos versos del hermosísimo poema “Ruanda-Zaire” : “veo un niño que cuelga/bajo un techo de paja/(en su cara sin risa/las moscas se pasean)./La miseria es un nicho/inmenso donde nadie/conoce la esperanza como palabra cierta...” (pág.32).

Insisto en la profusión y fuerza de las metáforas que le que confieren al libro un sello personal y atractivo: “El azufre del mal” (pág 16). “Las alpargatas del hambre” (pág18). “El averno cóncavo y frío de la memoria”(pág.24). “Beirut es una llaga/en la cara del mundo”(pág.35).


Como asidero, como lugar en el que refugiarse buscando asilo para que el hombre, el poeta mismo, pueda salvarse de tanta destrucción, está el corazón donde aún queda un espacio para la esperanza, para el amor y a él nos invita a acudir este poeta entre metralla y metralla de desolación.: Algún recóndito lugar habrá en algún sitio/que no pueda dañar el sol en mis retinas, ni la luna/del alba...)(pág.17). “Hoy la luna se posa en el estanque/y el jazminero crece en las paredes./.../Entérate, yo solo quiero/que no nos coja el alba con sus lloros.”(pág25).”Me basta con saber que estás presente./Con mirar a tus ojos sin recelo./Con saber que te tengo cada instante.” (pág27).
Así , pues, no todo está perdido. En el hombre habitan al mismo tiempo la fiera y el ángel. Es cuestión de darle protagonismo al último y silenciar al primero. Y esto solo se consigue desde la paz que cada uno llevamos dentro. En los últimos poemas el contenido del libro se dulcifica, se advierte una luz que va encendiendo ese espacio íntimo en el que todas las bondades son posibles. Así lo manifiesta en el preciosos poema “Si te dicen que caí” :”Si te dicen que caí, vendré por las ventanas/clareadas del alba, y al sol de cada tarde/le trenzaré mis versos, en forma de bandera/ tejida de esperanza.”(pçag.44) O en el hermoso poema en que, a modo de nana, los delfines son los protagonistas: “En el mar de los delfines,/canciones para la calma.” (pág.47)


Acaba el poemario con una declaración al lector en la que le dice, nada más ni nada menos, que cundo lea sus versos “tendrás ante tus ojos reflejada mi alma...” (pág51). Nada más cierto, porque si algo se puede afirmar con rotundidad sobre este poeta, José Mª del Álamo, es que es una persona sincera, honrada, sin dobleces.

Le deseo un próspero futuro a este poemario. Se lo merece por la belleza de su forma y de su contenido y, sobre todo, por la autenticidad y valentía de su mensaje.

Gracias, José Mª, por compartir con nosotros un pedacito de tu alma.

No tardes mucho en entregarnos más poemas.

Un abrazo:
Ana Mª Castillo.

4 comentarios:

  1. Ana María, desde la distancia me agrada leer tu reseña. Conozco muy bien a José María del Álamo que, fue Concejal de Cultura de mi ciudad donde dejó una huella de subido valor.
    Sus palabras sonoras muy bien colocadas forman la limpidez y originalidad de sus poemas.
    Y a ti Ana María, te felicito por tu último libro.
    Un besino.
    Goriot

    ResponderEliminar
  2. Felices fiestas. Un abrazote, Tino

    ResponderEliminar
  3. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION


    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Después de muchos días vuelvo a casa por navidad, jeje...
    Ante todo, paso a a felicitar a mi amigo José Mª del Álamo por la presentación de este libro que, aunque aún no he podido lerlo(espero se acuerde algun día de enviarmelo) sé que me va a encantar, como todo lo que escribe.
    FELICIDADES, AMIGO, TE DESEO MUCHOS ÉXITOS.

    Y PARA TODOS LOS AMIGOS/AS DE GALLO
    FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO¡¡

    UN ABRAZO MUY FUERTE PARA TODOS/AS
    carmendy

    ResponderEliminar