Poesía del fuego

Hace unas semanas, se sugirió a los tertulianos que aportaran poemas, o textos en general, propios en los que la palabra "fuego" tuviera un protagonismo especial. Aquí podéis ver los poemas aportados por Eladio Méndez, José María del Álamo, Jesús Mendo y Javier Carmona.

¡Qué paradoja!
En tu mirada hay fuego
hielo en tus labios.

       (Eladio Méndez)


 







DESPERTAR

Cuando descubro el mar, pienso que el fuego

(antesala de luz y colorido) no es más que un sueño
en la frialdad del agua contenido...

Remo contracorriente y no te encuentro
en el abrazo azul del oleaje,
sobre el pretil de un puente
o en el barco sin velas, naufragado...

Busco los restos del naufragio
entre escollos de rocas centenarias.
Solo sueño es amar entre las nubes,
sobre alfombras de lino o algodón, emboscados...

Aliento incontenido son los besos
al fuego de los labios. Persistente
sequía de mareas, mas los sueños
son mares sobre playas, despertando...

       (José María del Álamo)


EL FUEGO DEL TIEMPO

Uncido el hombre al tiempo,
 ha de soportar el peso de su yugo.
Insensible en sus comienzos,
liviano después,
crecerá más tarde sin retorno.
El hombre, como Sísifo,
ha de recorrer inexorable
la ruta de cada sol,
hasta agotar su energía.
El tiempo es fuego que devora
y todo lo destruye.

      (Jesús Mendo)








El fuego
arde porque arden
los nombres 
                                               en el aire...

Olvido final,
del que solo el humo
es recuerdo
                                               de un anónimo volátil...

                                                                                                                                                                                 (Javier Carmona)


EL HÁBITO DEL FUEGO                              - 4 de mayo - Día Internacional del Ambientum -
                                 (a los sentidos del verbo)

Escucho el crepitar de las palabras en la voz del verso;
aquellas que se inflaman con su brasa,
                                                            percibiendo adentros de luz,

al roce de dinosáuricas ideas, en la pira creatoria del verbo,
y, desde los confines la imagen, flameará con su llamarada
                                  acentuando su historia en cada nombre.]

Las preveo arreboladas; luego extintas, en la fogata del vocablo;]
colgadas de la expresión, como juramento de un asedio
                       que eterniza el idioma de los dioses mensajeros;]
otras, en cambio, convertidas en cenizas que todo lo pueblan...]
y se erguirán en los angostos sueños, sin lumbre,
                                       ante la furia, la zozobra o desgana errante.

Degusto la cochura de las palabras, su salazón;
                          el heráldico aroma que conmemora cada nombre;
       en su aderezo enredo los sentires; acepto el reto e 
involucro mis manos enfangadas en el horno creatorio,
                  hasta palpar la idea preñada de una luz fecunda e infinita.
Con sentido, percibo el antiguo humus de la palabra;
el fragor joven de su enervada y tersa veladura,
                                      luego, intuyo... que es un hábito, el fuego

                                  - 9 de julio Día Internacioinal de la Destrucción de Armas de Fuego -


(María José Fernández)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada